Belsué, Santa María de Belsué

Compartir
Vota:
Belsué

Perteneciente al municipio de Nueno, está situado al norte de la Hoya de Huesca, en una peña en la convergencia de la sierra de la Gabardiella y del Aguila, con una composición urbana que hace equilibrios entre los escarpes abruptos de la sierra, este lugar que alcanza los 934 m. de altitud.

Se levantan las construcciones sobre un espolón inclinado, formando recodos y alguna pequeña plazuela,, son viviendas altas de dos plantas, levantadas con sillarejo y lajas de piedra sin rebozo alguno, proporcionando de esta forma todo el conjunto, un color parduzco. Los ingresos a estas edificaciones son bajo arcos de medio punto hechos con dovelas de piedra. En sus fachadas se abren vanos o ventanas que se enmarcan por cuatro piedras. En alguna de estas casas sobresale el fogaril y sobre la cubierta, una chimenea cilíndrica.

Parroquia de San Martín

Templo dedicado a San Martín Turonense, levantado en gruesa mampostería, conformándose por una nave de cuatro tramos que está cubierta con bóveda de lunetos.
Tiene la capilla mayor adaptada a la base de la torre y está cubierta por bóveda de cañón. Igualmente la sacristía, si bien ésta se conforma su bóveda con lajas de piedra, al igual que otra que sostiene el coro, que está a los pies del templo.
Su torre tiene dos cuerpos de sillarejo separados por arquillos dispuestos a manera de friso. Siendo el acceso a la torre por el exterior mediante escalera apoyada al muro. Portada al lado de la Epístola protegida por un pórtico que se abre mediante arcos de medio punto al frente.

Santa María de Belsué

Nucleo perteneciente al municipio de Belsué. Aldea hoy despoblada de propiedad privada y en ruina total. Se conoce cita documental de 1207 y se encuentra instalada sobre un islote que corta el río Flumen.

Muy interesante su templo parroquial, que corona el alcor donde se asentaba la pequeña población . Hoy está sin cubierta, es obra del siglo XI, con ábside rectangular que es recorrido por friso de arquillos ciegos de tradición lombarda. Fue declarado Monumento Histórico Artístico.
EstetTemplo fue levantado en sillarejo, con una sola nave de un tramo. Su capilla mayor está empotrada en la base de la torre y queda cubierta con bóveda de cañón. Tuvo coro en alto, a los pies. Su torre está en cabecera y se compone de dos cuerpos de sillarejo que se diferencian por una franja de arquillos lombardos.
El acceso se efectuaba mediante escalera de dos tramos que se acomodaba a dos de sus frentes, siendo el ingreso al templo por el muro de la Epístola, con arco de medio punto compuesto por dovelas enmarcadas por losas de piedra, dispuestas a modo de trasdós prominente.
En su interior, banco corrido de piedra contorneando el espacio. Con testero plano que guardaba en su interior pinturas en el ábside de transición.

Ermita de Linares

En su término, hacia el oeste, se encuentra la ermita a la Virgen de los Linares, sencilla construcción de tipología popular.

Los Embalses de Belsué y Cienfuéns

La hondonada de Belsué se acomoda a un corredor natural entre el pico del Aguila y el Cabezo de Guara, e hidrológicamente está drenada por la cabeza bicéfala del río Flúmen, cuyas dos venas viajan por cauces tortuosos para encontrarse y fundirse en el pantano de Santa María de Belsué, con 14 Hm3 de capacidad aprobado por R.O. en 1903, concluyéndose las obras en 1918.
Por otra parte, el embalse de Cienfuéns, con una capacidad de 1Hm3, se sitúa en un tajo del cauce amplio y flanqueado por grandes escarpes calizos. Posee una central eléctrica hoy en desuso.
Fue necesaria su construcción ante las pérdidas de agua producidas en el de Santa María y al objeto de recoger los caudales de los abundantes manantiales de Cienfués.

Cueva del Toro

En su término, la cueva del Toro abre dos bocas al pie del acantilado que encaja la margen derecha del río Flúmen, distando una de otra aproximadamente 80 metros.
Su entrada norte es de reducidas dimensiones aunque progresivamente ensancha por los flancos y eleva su techo hasta llegar, después de 20 metros de recorrido, a una raya que conduce a una vasta sala central, a la cual acceden o desembocan las galerías de las dos puertas.
La entrada sur, de dimensiones más amplias, se prolonga en una galería que a trechos hay que reptar para, tras 60 metros de recorrido, acceder a la citada sala.
Esta cueva aportó vestigios paleocristianos e hispanovisigodos.

Cueva Artica

Casi pegada a la gran escalinata que baja a la presa, se encuentra la entrada a esta expléndida gruta cuyo acceso fuera acondicionado por Peña Guara, realizándose tan sólo reptando como seis metros por una galería abierta al final de una grieta rocosa, para llegar a una sala de 12 m2 revestida de ropajes sedimentarios y con un cono de derrubios que marca la existencia de una segunda entrada.
Por una galería de unos 50 metros de paso llano, se dirige a un tobogán ascendente, paso obligado a la gran sala, que se encuentra ricamente engalanada por fenómenos litógenos, posee falsos suelos y notables tours, predominando en ella las formas de revestimiento como estalactitas climáticas y de caudal, estalagmitas coladas, capillas, etc. Esta cueva aportó vestigios del Bronce. 

Sima de Esteban Felipe

En un lugar denominado Paco Adriana, a unos cuarenta metros por debajo de la carretera y a 1 kilómetro del refugio de Peña Guara, se encuentra esta sima de "Esteban Felipe", cuyo desarrollo topográfico se acerca a los tres kilómetros, estando estructurados a dos niveles, siendo el segundo quebrado y duro.
La entrada cae directamente a un pozo vertical de 40 metros de profundidad, por lo cual deben tomarse precauciones para su acceso.
Esta cueva, que fue explorada por Peña Guara, contiene un maravilloso mundo de cristal en coladas parietales, estalactitas tubulares, agujas de aragonito y tours o pocillos de calcita dentada.
Su visita debe efectuarse con un guía técnico.

Dólmenes de El Gargantal y Belsué

Dejando atrás el muro de contención del embalse de Cienfuéns, un camino marcado con las rayas amarillas en todo su recorrido, cruza un encinar y llega hasta los corrales que se sitúan en los campos del Gargantal.
Siguiendo a la izquierda y precisamente al superar la loma, esta pista se bifurca en dos, allí en medio descansa la gran losa del Dolmen de Belsué, prueba inequívoca del poblamiento de estas tierras en el periodo Neolítico.

Contenido multimedia

  • Parroquia de San Martín

    Parroquia de San Martín

  • Retablo de Belsué

    Retablo de San Martin de Belsué

  • Santa María de Belsué

    Santa María de Belsué

  • Santa María de Belsué

    Santa María de Belsué

  • Ermita de Linares

    Ermita de Linares

  • Embalse de Belsué

    Embalse de Belsué

  • Cementerio

    Cementerio

  • Antigua Herrería

    Antigua Herrería

  • Santa María de Belsué

    Santa María de Belsué


Contenidos relacionados

Ayuntamiento de Nueno - Calle de la Fuente, s/nº- Tel. 974 271 081  e-mail: aytonueno@aragon.es
 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

Ayuntamiento de Nueno - Calle de la Fuente, s/nº- Tel. 974 271 081  e-mail: aytonueno@aragon.es